Fisuras anales


Es una enfermedad común del ano que causa mucho sufrimiento al margen de toda proporción con el tamaño de la lesión, y consiste en una grieta que aparece en la parte del canal anal revestida de piel con gran resistencia a curarse.

 

En las primeras fases es simplemente una lesión pero pronto aparece a relacionada con determinadas alteraciones secundarias. Una de las más notables es la llamada hemorroides centinelas debido a la infección y edema linfático que puede sufrir posteriormente fibrosis. Muy a menudo la válvula anal experimenta una tumefacción y forma una papila anal hipertrofiada que generalmente no llega a alcanzar el mismo tamaño que la hemorroide centinela.

 

 

 

 

Etiología

El estreñimiento es responsable de la aparición de los síntomas de fisura, el espasmo del esfínter es causa de cronicidad esto es lo que consideramos fisura anal primaria o idiomática hay también las llamadas fisuras secundarias que se desarrollan en enfermos que han sufrido operaciones anales menores como hemorroidectomía o fístulas anales bajas, hay que considerar también la rectocolitis inespecífica y la enfermedad de Crohn que tienen rasgos característicos.

 


Síntomas

Dolor, se describe con una sensación aguda, cortante o de desgarro, en algunos casos lacerantes con persistencia de tres a cuatro horas después de la defecación.

Hemorragia, aparecen unas gotas o estrías de sangre aunque en ocasiones pueden ser profusas y causar anemia.

Tumefacción, debida a la hemorroide centinela.

Secreción y prurito.

Síntomas urinarios: pueden aparecer trastornos miccionales como disuria y retención o tenesmo vesical.

 

 

Exploración

La inspección es el paso más importante ya que las fisuras anales se pueden ver siempre si se buscan adecuadamente, la palpación confirma el espasmo esfintereano y el borde inferior redondeado del esfínter interno es fácilmente palpable por fuera de la propia fisura. La proctoscopia puede mostrar también lesiones agregadas que pueden tener relación con la molestia del paciente.

 

 

Diagnóstico diferencial

Prurito del ano con grietas superficiales dela piel anal. Colitis o rectocolitis ulcerosa con fisura anal asociada. Enfermedad de Crohn con ulceración anal. Carcinoma anal de células escamosas o adeno carcinoma rectal. Fisuras sifilíticas. Ulcera tuberculosa. Estenosis idiopática del esfínter interno.

 

 

Tratamiento

Se pueden tratar con medicación existente en el mercado sin operación sin interacción, con mínimo dolor sin alterar el régimen de vida sin complicaciones postoperatorias y sin reposo.

 

Centro médico autorizado por la Consejeria de Sanidad de la Comunidad Autónoma de Madrid. (Nº expediente C.S 3827)


Centro autorizado por la Comunidad de Madrid

Le llamamos gratis